Musica y Fonoteca

La colección de Música y Fonoteca, con más de 250 mil piezas, reúne una amplia colección de libros, revistas, partituras, fotografías, programas de conciertos, manuscritos y libretos de ópera, autógrafos de compositores ilustres, correspondencia, fotografías, LPs, CDs y DVDs.

Con piezas raras, muchas de ellas donadas por compositores y maestros de renombre, todo el conjunto tiene alguna relación con la historia de la música en Brasil y en el mundo. Es una de las colecciones de música más importantes del país, de importancia fundamental para investigadores y musicólogos.

Hoy ubicada en la 3ª planta del Palacio Capanema, la colección fue creada en 1952, por iniciativa del entonces director y escritor Eugenio Gomes (1897-1972), a partir de reliquias, tales como libros raros y partituras, extraídas de la colección general de la Biblioteca Nacional por la bibliotecaria y musicóloga Mercedes Reyes Pequeño (1921-2015).

Joyas de la Colección

La base de la Colección de Música y Archivo esta en las piezas traídas de Portugal por João VI, pertenecientes a la llamada Real Biblioteca, incluyendo, entre otros documentos, libros, partituras, libretos de óperas, libros litúrgicos, misales y tratados. También debe destacarse la Colección Thereza Christina Maria, formada por obras que pertenecieron a las emperatrices Leopoldina y Thereza Christina, incluyendo primeras ediciones de partituras de Mozart, Haydn, Beethoven y Pleyel, además de libros raros y copias del periódico Brazil Musical dedicada a S.M la Emperatriz de Brasil.

Otras importantes colecciones, como la del Conde da Barça, J.A. Marques y Salvador Mendonça también están representadas con obras de los siglos XVI y XVII.

A lo largo de los años la colección se ha enriquecido a través de contribuciones legales, donaciones y compras. En la década de 1950 destaca la adquisición, por ley del Congreso Federal, de la biblioteca musical del cearense Abrahão de Carvalho (1891-1970), la mayor colección particular de Brasil con cerca de 17 mil piezas, que impulsó definitivamente la creación de una colección de música en la Biblioteca Nacional. En ella se puede destacar las siguientes piezas:

• Obras del teórico y filósofo Gioseffo Zarlino (1517-1590);
• Tratados de Jean Philippe Rameau (1683-1764) y de Francisco Ignacio Solano (c.1720-1800);
• Primeras ediciones de composiciones de Franz Liszt (1811-1886);
• La pieza "Regole del contrapunto práctico" (Nápoles, 1794), de Nicola Sala (1713-1801), ejemplar único en Brasil;
• Compendio de música teórica y práctica (Oporto, 1816) de Fray Domingos de São José Varella; la primera parte del Index  da librería de Musica Muyto Alto, y Poderoso Rey Don João IV, Nuestro Señor, anno 1640, que habla del tesoro musical, destruido por el gran terremoto de Lisboa de 1755;
• Ricardo Wagner y Francisco Liszt recuerdos personales (Lisboa, 1874) de Platón de Waxel, impreso en sólo 50 ejemplares de los cuales Abrahão Carvalho tenía el volumen nº 23.

La compra de la colección de Luciano Gallet (1893-1931) incorporó también la obra del compositor Glauco Velázquez (1883-1914), que estaba en el poder de aquel compositor y amigo.

A través de donaciones privadas se añadieron a la colección obras autógrafas de los compositores Oscar Lorenzo Fernández (1897-1948), Alberto Nepomuceno (1864-1920), Francisco Braga (1968-1945), Meneleu Campos (1872-1927), Brasilio Itiberê (1896-1967), Ernesto Nazareth (1863-1934), Francisco Mignone (1897-1986), César Guerra-Peixe (1914-1993), Y Helza Cameu (1903-1995), entre otros.

En la colección de manuscritos musicales de compositores brasileños destacan las óperas Il Guarany, Fosca, María Tudor y Salvator Rosa, de Carlos Gomes (1836-1896), gran referencia musical en Brasil. Este conjunto documental recibió en el año 2009 el Nombramiento en el Registro Nacional de Brasil del Comité Nacional de Brasil del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO, lo que confirma el valor excepcional de la colección.

Obras em destaque

O Guarani - Carlos Gomes

La ópera "O Guarani", creada por Carlos Gomes y basada en el libro de José de Alencar, fue el primer éxito de una obra musical brasileña en el exterior. Carlos Gomes comenzó su composición entre 1867 y 1868, pero no fue terminado hasta más tarde. La ópera se estrenó el 19 de marzo 1870 en el Teatro Alla Scalla de Milán, Italia.